Muchos clientes, sobre todo, procedentes de pymes que se quieren digitalizar, preguntan por los softwares CRM y ERP. Algunos no conocen las diferencias, otros directamente han oído hablar de ellos, pero no saben qué son con exactitud. Así pues, consideramos importante que todo el mundo conozca estos conceptos de gestión de uso muy extendido en nuestro país.

El ERP

ERP responde a las siglas de Enterprise Resources Planning, un concepto relacionado con la planificación de recursos de la empresa.

El CRM

CRM responde a las siglas de Customer Relationship Management, igualmente relacionado con la planificación de recursos empresariales.

Las funciones del CRM y ERP

Ahora que sabemos que no son el mismo concepto, ¿en qué consiste cada uno dadas las funciones para las que han sido creados? Vamos por partes.

Ambos son necesarios en pymes y empresas, ya que permiten una mayor transformación digital, lo que mejora la eficiencia, el control y la productividad.

Campo de acción del ERP

Conocido como software de back office, de su uso dependen los procesos internos de la empresa y la relación con la clientela.

Todo ERP trabaja en el intercambio de información interdepartamental. Así pues, ayuda al control entre departamentos, a la reducción de costes de producción, al control de almacenaje y stocks, etc.

También se usa para el control de facturas, para la administración de la contabilidad o las nóminas, para la supervisión de ventas, etc.

En definitiva, un ERP se usa para los procesos internos empresariales controlando todo cuanto sucede en el seno de la organización, otorgando inputs a cada departamento y compartiendo información vital sobre costes, beneficios, inversiones, etc.

Campo de acción del CRM

Por su parte, el CRM es un software considerado front office, por lo que su uso se centra más bien en el planteamiento de estrategias y en la creación de objetivos que cumplir por parte de las empresas.

Estos programas CRM afectan directamente a la relación que tiene un negocio o proyecto con sus clientes, de ahí su nombre de front office, ya que se enfoca en los procesos externos.

Este software se utiliza para guardar información de clientes, con lo que se crea una herramienta que dinamiza y agiliza los procesos de implantación, aprendizaje, precio y funcionalidades varias.

El CRM se usa de forma común y habitual para automatizar procesos de venta, para almacenar información sobre la clientela (desde direcciones de email a reuniones, atribuciones, etc.) y para crear segmentos según objetivos, pues van desde previsiones hasta comunicaciones y estrategias.

Integración simultánea del CRM y ERP

Sin duda, son dos programas compatibles y, de hecho, recomendables. Y es que, si bien antaño era común que se instalase un ERP que añadía un módulo CRM, en la actualidad, este segundo tiene ya suficiente entidad e importancia como para ser instalado de forma independiente y externa al primero.

Así que, en efecto, no solo son compatibles, sino que merece la pena implementar ambos para el correcto desarrollo de los trabajos organizativos de una empresa. De esta forma, el control de las acciones y actividades tendrá garantía de fiabilidad.

¿Está pensando en integrar softwares CRM y ERP en el organigrama funcional de su empresa, ya sea pyme, mediana o de gran tamaño? Le invitamos a que nos contacte hoy mismo y nos consulte sus dudas. Así podremos explicarte de primera mano todas sus aplicaciones, usos y ventajas. ¡Contacte ahora!