LA DOMÓTICA KNX Y SUS VENTAJAS

TECNOLOGYK
Desde hace más de 25 años, los sistemas domóticos e inmóticos KNX han sido
los más utilizados y funcionales: la idea de automatizar el hogar ha ido evolucionado
positivamente desde entonces, actualizando los sistemas de seguridad, de gestión
energética, de bienestar o las propias comunicaciones de la forma más segura, sobre todo,
por el uso de cableado (Javifrechi, 2016). Sin embargo, lo normal ha sido asociar el KNX
a una domótica más profesional, más costosa y menos accesible a la sociedad de a pie:
¡ni mucho menos! Este protocolo de comunicaciones de red, basado en la comunicación
mediante cableado a través de bus de datos, permite realizar instalaciones tanto en grandes
infraestructuras (inmótica) como en los hogares (domótica), a menor escala, sin mayor
complicación que la necesidad de cablear aquellas zonas que se desea controlar.
Este estándar de comunicaciones está gestionado por la Asociación KNX,
formada por fabricantes de dispositivos para el control de viviendas y proveedores de
servicios, con el objetivo de realizar la comunicación de datos a todos los componentes
de la gestión de una infraestructura, eliminado por completo la posibilidad de un mal
funcionamiento por baja cobertura o aislamiento. De este modo, todos los dispositivos
están intercomunicados, y pueden intercambiar información entre ellos mientras son
controlados desde un sistema uniforme, sin la presencia de un centro de control: cada uno
de ellos es independiente y está preparado para funcionar por sí mismo e interactuar con
otros de una manera inteligente.
Si bien su instalación requiere la realización de obras en las viviendas y suelen ser
sistemas más caros en comparación con otro tipo de domótica, el hecho de ser un sistema
cableado lo convierte en mucho más efectivo. Además, ni tan siquiera resulta necesario
preocuparse por la cobertura y funciona independientemente de cualquier plataforma
informática. El protocolo KNX es adaptable y modular, además de un estándar abierto
(UNITEL, 2016): todos los elementos intervinientes son 100% compatibles entre sí, en
un sistema ampliable que proporciona un importante ahorro de tiempo y de costes
económicos. Su flexibilidad y fiabilidad contribuyen a un sencillo mantenimiento de un
sistema aplicable a cualquier necesidad: el estándar KNX abarca tanto el control de la
iluminación y las persianas, como variados sistemas de seguridad, calefacción,
ventilación, aire acondicionado, monitorización, alarma, control de agua, gestión de
energía, contador, además de electrodomésticos del hogar, audio/video y mucho más
(National KNX Spain, 2015). Ninguna limitación puede hacer frente a los 60.000
elementos que pueden ser conectados en el bus de conexiones del protocolo KNX
(UNITEL, 2016).
El futuro ha llegado, esta vez para quedarse. La domótica por cable con el
protocolo KNX ha cobrado una gran importancia, y poco importa que se trate de una
vivienda sencilla, naves industriales o un complejo edificio hotelero: el confort, la
funcionalidad, la seguridad y el ahorro eléctrico que aporta la posibilidad de automatizar
la gestión de todos sus sistemas electrónicos no tiene precio.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Javifrechi (2016, 13 de enero). Qué es la domótica KNX y en qué consiste [en línea].
Domótica Doméstica. Recuperado de: https://unitel-tc.com/domotica-knx/.
National KNX Spain (2015). National KNX Spain [en línea]. Bélgica: KNX Association.
Recuperado de: https://www.knx.org/es/index.php.
UNITEL (2017). Domótica KNX – Más que ventajas [en línea]. Toledo: UNITEL, SLU.
Recuperado de: https://unitel-tc.com/domotica-knx/.

Este Sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre sus hábitos de navegación y poder así mejorar y personalizar su experiencia ofreciéndole contenidos de su interés. Si sigue navegando, consideramos que acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies